Saltar al contenido
dragonesonline.com

Los dragones y el tigre blanco 🐯

Fábula del tigre blanco, uno de los mejores cuentos de dragones. 

Además disfruta de la categoría de cuentos de dragones que tenemos en nuestra web.

Cuentos de dragones cortos

Cuentos de dragones largos

Cuenta la historia de dragones que en un pueblo del continente asiático, habitaban dragones reales y felinos mitológicos. 

Los dragones más poderosos que existían eran dragones como el Dragón Ryu, Shen Long y el Ao Kuang. 

No obstante, también existían criaturas mitológicas aterradoras, y un sabio y fuerte tigre siberariano blanco

El tigre blanco siempre estaba en las montañas y cuidaba los alimentos que cosechaban los aldeanos. 

Sin embargo, había un dragón Nidhogg que quería destruir todas las cosechas de los aldeanos, ya que podía entrar entre los árboles y las tierra. 

Cada día los aldeanos le pedían a los míticos dragones que lloviera cada vez más para que las cosechas crezcan más rápido. 

Lo que no sabían los aldeanos es que el feroz dragón Nidhogg era el responsable de que todas las cosechas se pudrieran. 

Esto lo hacía porque solo quería causar dolor a todos los humanos del pueblo. 

Un día un anciano estaba mirando las cosechas y comenzó a llorar y pelear a los dragones porque no responden a sus plegarias. 

En ese momento estaba el tigre blanco caminando cerca de las cosechas y escuchó al viejo. Había entendido que algo andaba mal. 

Así que fue hablar con los dragones. 

“Los aldeanos están sufriendo y debemos ayudarlos” – dijo el tigre

El dragón Shen Long le preguntó.

  • “¿Acaso sabes por qué se están dañando las cosechas?”

El tigre blanco, también conocido como Byakko que simboliza el rayo y el aire. Respondió. 

  • “Siempre estoy pendiente de las cosechas y cuido que el aire se mantenga en buen estado para que los aldeanos tengan sus frutos. Algo sobrenatural está sucediendo”. 

El sabio dragón Ryu, respondió

  • “Todo es culpa del dragón Nidhogg”. 

“Si lo saben, porque no han intervenido” – dijo el tigre

“Te atreves hablarnos de esta manera” – respondió Ryu enfurecido. 

Allí el tigre y el dragón estaban a punto de pelear, pero el dragón Ao Kuang intervino y dijo. 

  • “¡ALTO!”

“Nadie debe pelear. No podemos hacer nada para ayudar al pueblo. La regla de los dragones es clara, ningún dragón luchará con otro”. – dijo Ao Kuang

Esto no le gustó al tigre, pero sabía que todo dependería de él. 

Esa noche estaba esperando a Nidhogg, y de repente escuchó un sonido bajo la tierra. 

Fue acercándose lentamente y de pronto apareció el temible Nidhogg. 

“Sé que me estás buscando. Tu ni nadie puede detener mi oscuro poder”. – dijo Nidhogg

El tigre no dudó en atacar, pero el dragón volvió a esconderse debajo de la tierra. 

“Sal de ahí” – gritó el tigre

De repente, el dragón salió a su espalda y se envolvió en el cuerpo del tigre como una serpiente. 

El tigre no podía respirar. Así que hizo un llamado a los demás felinos mitológicos

Esto hizo que apareciera Barong el líder del bien y el mal. 

Barong es descrito como un león con cabeza roja que posee poderes inimaginables. 

El dragón Nidhogg no tenía miedo, y seguía apretando fuertemente al tigre blanco. 

Barong hizo un llamado a varias clases de felinos salvajes que habitaban en la zona. Desde panthera tigris, panteras nebulosas y gatos rojos de borneo

Todos vinieron ayudar al tigre y lucharon juntos contra el temible dragón. 

Este no se rendía y decidió entrar bajo la tierra y comenzar a destruir toda la cosecha. 

Sin embargo, en ese momento Barong usó su poder para derrotar al feroz dragón. 

Cuando todo terminó y antes de amanecer, apareció el dragón Ao Kuang y dijo. 

  • “Han podido derrotar al temible Nidhogg. Como dios del mar, voy a llenar nuevamente de agua estas cosechas para alimentar al pueblo”. 

Allí usó su poder y todas las cosechas volvieron a crecer. 

Antes de amanecer, el anciano fue a ver las cosechas y vio a todos los dragones y felinos mitológicos. No creía lo que sus ojos veían. Así que se acercó aún más y frotó sus ojos, pero ya habían desaparecido. 

No obstante, vio las cosechas crecer y pensó. 

“Mis plegarias han sido escuchadas”. 

Desde ese entonces, los aldeanos vivieron en paz y el tigre blanco nunca dejó de cuidar el alimento de los aldeanos. 

Cuentos de tigres blancos

Esperemos que te haya gustado este cuento corto del dragón para preescolar. Además, te invitamos a seguir disfrutando de los cuentos de dragones largos. 

Si te ha gustado este cuento, no olvides dejar tu comentario en el apartado inferior.


¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido