Saltar al contenido
dragonesonline.com

El pequeño dragón marino azul 🌊

Historias de dragones para niños, uno de los mejores cuentos de dragones infantiles

Además disfruta de la categoría de cuentos de dragones que tenemos en nuestra web.

El dragón de agua azul

Cuento del dragón de agua azul

Érase una vez en las costas del mar mediterraneo, donde habitaba un dragón azul marino

Este dragón era muy pequeño y siempre estaba en lugares muy tranquilos en busca de paz y tranquilidad. 

Este dragón tenía un amigo que le gustaba conocer siempre diversos lugares. 

Su amigo se trataba de una estrella de mar que siempre que a diferencia de las demás estrellas marinas, esta le gustaba buscar lugares cálidos. 

El dragón y la estrella de mar siempre jugaban juntos. Sin embargo, un día de otoño, hubo una gran lluvia. 

El dragón y la estrella marina estaban cerca de la orilla del mar, pero la lluvia los llevó a la profundidad. 

Las olas eran muy fuertes, y tanto el dragón como la estrella decidieron que debían quedarse en la profundidad. 

Pero algo sucedió…

La estrella de mar y el dragón no sabían qué tan profundo estaban y allí apareció uno de los tiburones más raros del mundo. El tiburón cebra. 

El pequeño dragón estaba muy asustado, ya que nunca antes había visto un tiburón. 

Así que nado lo más rápido que pudo, pero el tiburón cebra era más veloz que él. 

El pequeño dragón no le quedó más que detenerse y esperar lo peor. 

Al pasar varios segundos y notar que nada había sucedido. Decidió mirar hacia arriba y vió al tiburón frente a él. 

“No tengas miedo, no te haré daño” – dijo el tiburón

“Al igual que tu y la estrella marina, siempre estoy cerca de la arena y no soy peligroso”. – afirmaba el tiburón

Allí estaba la estrella marina y dijo. 

  • “¿Por qué estás solo?”

El tiburón respondió. 

  • “Desde pequeño estuve solo. Me mantengo en la oscuridad esperando encontrar algo de comer”. 

La estrella marina y el dragón azul entendieron que no era un tiburón malo, así que le dijeron si quería ser su amigo. 

El tiburón estaba muy feliz, ya no estaría más solo. 

Allí jugaron un rato y luego entendieron que la tormenta había acabado. 

La estrella marina y el dragón volvieron a su lugar, pero cada día descendían para visitar al tiburón y llevarle un poco de comida. 

Recuerda mi pequeño, no todo lo que ves es lo que parece. 

El dragón y la estrella siempre pensaban que los tiburones eran malos, pero no es así. 

Cuento el dragón azul

Esperemos que te haya gustado este cuento corto de dragones para preescolar. Además, te invitamos a seguir disfrutando de los cuentos de dragones muy cortos

Si te ha gustado este cuento, no olvides dejar tu comentario en el apartado inferior. 


¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido