Saltar al contenido
dragonesonline.com

El dragón del día y la noche 🌓

Disfruta este increíble cuento infantil de dragón para dormir que te enseñará el gran valor de la vida. 

Al terminar de leer uno de los más fabulosos cuentos infantiles cortos de dragones. Sigue disfrutando de nuestra categoría de cuentos sobre dragones y cuentos con dragones para niños. 

Cuentos de dragones para dormir

Cuentos de dragones cortos

Érase una vez, un joven dragón llamado Ked. Este dragón pertenecía a un grupo de dragones que eran elegidos para pertenecer a un grupo de guardianes. Solo que, debía elegir un bando. 

Existían dos bandos, y eran, los dragones del día y los dragones de la noche. 

Ked no sabía que bando elegir, ya que disfrutaba tanto del día y la noche. Pero sabía que no tenía más opción. 

Los demás dragones desde pequeños elegían qué bando querían seguir, pero Ked no era así. 


TE VA A INTERESAR: La leyenda de los cuatro dragones


El día de su decisión se acercó. Una noche antes decidió esconderse en el bosque y pensar que bando elegir. 

Ya no le quedaba tiempo. Al amanecer, sus alas se cubrirían con el azul de la noche o el dorado del sol, y permanecerían así para siempre, y todo su ser odiaría al sol o a la luna sin poderlo remediar. Era el precio del mágico y funesto don de escupir fuego.

El dragón Ked pensaba y pensaba, pero no encontraba una respuesta de que realmente quería para él. 

Allí, sentado, en el silencio de la noche, no había respuestas. Sólo una luna llena blanca y preciosa, con pálidos brillos de plata. Y el viento en las hojas de los árboles, más suave y frío que de costumbre, como despidiéndose del joven dragón. Y la noche, una noche profunda llena de estrellas lejanas.

Por nada del mundo quería Ked convertirse en un dragón de la luz para odiar toda esa maravilla, y sintió cómo sus alas comenzaban a teñirse lentamente con el color de la noche.


TE VA A INTERESAR: Criaturas mitológicas más poderosas


Era ese uno de los momentos favoritos del dragón, y disfrutó de los tonos rosados del cielo, del suave calor del primer rayo de sol en la cara, de los brillos de cristal y fuego en las aguas y de la alegría que despertaban en el bosque los primeros cantos de los pajarillos… No, tampoco quería ser un dragón de la noche para odiar tantísima belleza.

Y antes de que las lágrimas inundaron sus ojos, antes incluso de saber cuál era el color definitivo de sus alas, Ked voló hasta la laguna, se sumergió cuanto pudo en ella para calmar su sed de paz, y voló hacia el cielo, tan alto como pudo, como tratando de escapar de la injusta tierra y de su cruel destino. Y cuando estuvo tan lejos que el frío le impedía mover las alas, abrió la boca para soltar su gran llamarada. 

Al ver lo sucedido, entendió que era un dragón diferente, así que tomó la mejor decisión de su vida. 

No pienso en elegir ningún bando, no quiero ser enemigo del día, ni la noche – pensó el dragón. 

Entonces decidió alejarse de los demás para siempre y buscar su propio destino. 

En su vida se destacó como el dragón único, ya que decidió que por su fuego mágico y sus poderosas alas, haría que el día y la noche fueran iguales. 


TE VA A INTERESAR: El dragón más poderoso


Esto lo decidió para recordar al mundo que no es necesario elegir entre el día y la noche, solo saber que ambos son buenos y que no debe haber guerra. 

Cuentos cortos de dragones

Este cuento corto de dragones nos enseña que no porque los de nuestro alrededor hacen lo mismo, debemos seguir sus pasos. 

Recuerda, lo más importante es seguir tu corazón, como lo hizo Ked el dragón. 

Esperamos que esta historia te haya gustado. Si te gustó, no olvides suscribirte y comentar debajo.

Además te invitamos a conocer la leyenda del dragón Ryu y los pantalones de dragones más hermosos del mundo.



¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido